Todo el mundo ha oído hablar del mayo del 68 francés. Básicamente, lo que está en el imaginario popular es que fueron unas semanas en las que París se llenó de ultraizquierdistas repitiendo frases estúpidas, buscando que todo el mundo fuese feliz y comiese perdiz.

Lo que poca gente recuerda es que el mayo del 68 francés fue un movimiento ultraviolento organizado por la ultraizquierda, y que en las siguientes elecciones que hubo en Francia la derecha ganó por la que fue la mayoría más aplastante de su historia hasta la de Sarkozy de hace unos pocos años, por el miedo que causó entre la población la violencia izquierdista.

Poca gente recuerda esto… pero la cúpula del PP lo recuerda perfectamente. Y es la jugada que quieren hacer con Podemos.

Pero para que la jugada del miedo a Podemos le salga bien al PP hay unos cuantos problemas:

1.- Podemos no es violento. Por mucho que los periodistas del PP nos quieran contar que son muy violentos aprovechando algún episodio aislado de algún miembro, lo cierto es que, para desgracia del PP, Podemos no está quemando iglesias, ni arrasando las calles de las ciudades en manifestaciones violentas. Desde luego, nada que ver con los protegidos del PP, Bildu, o con las huelgas violentas de los también protegidos del PP, los ultraizquierdistas sindicatos UGT y CCOO. Y, por si eso fuera poco, Podemos ha tenido la desfachatez de pedir chalecos antibalas para los policías y guardias civiles, esos que se suponen que son sus enemigos y a los que se suponen que odian… y el PP se ha negado a comprar chalecos a los policías, mientras ha seguido gastando dinero público en financiar miles de abortos, reescribir la historia con series de TVE, etc (pero un etc larguísimo, no uno normal).

2.- El PP ya da mucho miedo a mucha gente. Esto es un grave problema para el PP, porque la gente que tiene miedo a un partido, es difícil que busque protección en otro partido que también les da miedo.

3.- El PP también es de ultraizquierda. Mientras Pablo Iglesias hablaba en las herriko tabernas, el PP soltaba a decenas de asesinos etarras sin cumplir sus penas, y se negaba a ilegalizar los partidos proetarras, por ejemplo. Y el PP mantenía abiertas esas herriko tabernas en las que hablaba Pablo Iglesias. El PP ha subido los impuestos más de lo que pedían los comunistas de IU, otro ejemplo. El PP ha mantenido todas las leyes ideológicas del PSOE, esas que cuando las impuso el PSOE los periodistas del PP dijeron que eran de ultraizquierda (aunque ahora esos mismos periodistas digan que el PP es muy moderado manteniéndolas). Así las cosas, el PP no es una alternativa válida a Podemos, pues comparte gran parte de su ideología, si bien en algunos puntos, como los ya mencionados, el PP está más a la izquierda que Podemos.

Por todo ello, parece difícil que la estrategia del miedo a Podemos con la que nos aburren el PP y sus medios de comunicación pueda dar más de sí que lo que estamos viendo: alguna remontada pobre como la del 26J, o retrasar unos meses la caída definitiva del PP. Pero en ningún caso creo que el miedo a Podemos pueda permitir al PP volver a conseguir la mayoría absoluta, como sí parecen creer en el PP.

jlh

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s