Todavía hay algunos que dicen que el PP es “marxista, de Groucho”. Ya sabéis, por eso de que Groucho Marx decía “estos son mis principios, pero si no le gustan, tengo otros”. ¿En qué mundo viven? A los periodistas que dicen eso, ¿les paga alguien por decirlo?

Desde que el PP ganó las elecciones en 2011 no ha hecho absolutamente nada en función de las expectativas de voto. Ni siquiera después de su desastre electoral el 20D de 2015 varió absolutamente nada de cara a las elecciones de 2016, a pesar de la inminencia de otras elecciones generales.

El PP llegó al poder a la vez que el PSOE sufría una histórica derrota. Obviamente, las políticas ultraizquierdistas del PSOE no habían gustado a los españoles, ni siquiera a los españoles que habían votado al PSOE. Y, ¿qué hizo el PP? Mantener todas esas políticas que habían servido al PSOE para ser derrotado. Obviamente, un partido sin firmeza en la defensa de valores habría cambiado esas políticas, buscando otras que le sirviesen para ganar votos. Pero el PP no hizo eso. El PP mantuvo todas esas políticas que habían hundido al PSOE. Y lo hizo por un único motivo: porque sus dirigentes creen fanáticamente en esas políticas.

Y cuando el rechazo a esas políticas por parte de los españoles se hizo patente, el PP no modificó ni un ápice su rumbo. Lo que hizo fue encargar a sus medios de comunicación que metiesen miedo a Podemos, y convenciesen a la gente de derechas de que votar a VOX no era útil.

Y cuando el 20D el PP obtuvo unos desastrosos resultados electorales que le impedían gobernar, ¿modificó alguna de sus políticas? No. Eso lo habría hecho alguien con la ideología de Groucho Marx, pero no alguien con el fanatismo de Carlos Marx. El PP mantuvo íntegras todas sus políticas, las del más radical de los PSOEs, y lo único que hizo fue radicalizar las campañas de miedo a Podemos, y de contar que votar a VOX no es útil. ¿El resultado? Recuperó algo más de 700 mil votos respecto al 2015, pero perdió varios millones de votos respecto al 2011. ¿Ha hecho eso que el PP cambie ahora sus políticas? No. El PP sigue firme en sus políticas ultraizquierdistas, a pesar de los dos desastres electorales que ha sufrido.

El PP quiere el poder, sí, pero no quiere el poder a cualquier precio. El PP no quiere el poder si no es para poder llevar a cabo aquello en lo que creen firmemente sus dirigentes. El PP no quiere el poder a costa de no poder financiar miles de abortos cada año. El PP no quiere el poder a costa de retirar esa Ley de Memoria Histórica creada para fomentar el odio entre los españoles, y para demonizar a uno de los dos bandos que combatieron en la Guerra Civil española, y a todo lo que defendió ese bando. El PP no quiere el poder a costa de que la clase social a la que ellos pertenecen, la casta política, pierda privilegios respecto al pueblo llano. El PP no quiere el poder a costa de dejar de fomentar el odio entre hombres y mujeres con las leyes de ideología de género. El PP sólo quiere el poder si puede usarlo para defender sus principios. Y sus principios no son negociables. Eso es la antítesis de Groucho Marx. Eso es fanatismo en la defensa de unos ideales. Y esos ideales son los ultraizquierdistas… cuyos cimientos grabó en piedra Carlos Marx.

jlh

Anuncios

2 comentarios en “El PP es marxista, de Carlos Marx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s