Emborracharse es guay… hasta que deja de serlo

Emborracharse es guay. Si no te emborrachas eres un pringao. Esto parece que muchos padres no lo saben, o no lo quieren saber, y los medios de comunicación no lo cuentan, porque no lo saben, o porque no quieren dar mala imagen del ocio de alcohol y drogas. Pero es algo que tiene muy claro…

Anuncios

La novia–esclava del camello

Algo que siempre me ha llamado la atención del mundo de la noche son las parejas formadas por una chica de espectacular belleza (y con tendencia a la mirada melancólica, en muchos casos) y un individuo de aspecto infame. Es algo que también se da en el famoseo. Con el tiempo descubrí el secreto que…