Emborracharse es guay… hasta que deja de serlo

Emborracharse es guay. Si no te emborrachas eres un pringao. Esto parece que muchos padres no lo saben, o no lo quieren saber, y los medios de comunicación no lo cuentan, porque no lo saben, o porque no quieren dar mala imagen del ocio de alcohol y drogas. Pero es algo que tiene muy claro…